La Muy Respetable Gran Logia Equinoccial del Ecuador, en memoria del Q.'.R.'.H.'. Jaime Muñoz Mantilla, quién pasó al Oriente Eterno; expresa su sentida nota de condolencia a sus familiares y a los Hermanos de la R.'.L.'.S.'.Voltaire No.7

Quito, 13 de enero de 2020 e.'.v.'.

El viernes 17 de enero, a las 19:00, en el auditorio Grupo de Guayaquil de la Casa de la Cultura Núcleo del Guayas, se presentará el libro Historia de una excomunión del Ecuador, de Felicísimo López; primer número de la colección Bicentenario, Escritos Históricos de la Masonería Ecuatoriana. El evento contará con la participación de Fernando Naranjo, Director de la Casa de la Cultura Núcleo del Guayas; Eduardo Granja Maya, Gran Maestro de la Gran Logia Equinoccial del Ecuador; y, Francisco Huerta Montalvo, Eduardo Puente Hernández y Gabriel Cisneros Abedrabbo, quienes realizarán un conversatorio en torno a la obra.

La Gran Logia Equinoccial de Ecuador y la Feria Internacional del Libro de Quito - 2019, el miércoles 18 de diciembre del 2019 a las 17:30 en la Sala Jorge Enrique Adoum del Centro de Convenciones Metropolitano, realizarán la presentación del libro Historia de Una Excomunión en el Ecuador de Felicísimo López, primer número de la colección Bicentenario, Escritos Históricos de la Masonería Ecuatoriana.

La Masonería es, como se sabe, una escuela de perfeccionamiento ético destinado a mejorar al hombre y a luchar por el advenimiento de una sociedad más justa, más honesta, más solidaria y más fraterna. Nunca como ahora, en momentos de tan aguda crisis, esos valores de perfeccionamiento espiritual habían sido más necesarios.

Esta demás decir, que una Logia es un lugar de trabajo que usa símbolos para expresar sus ideas y su doctrina. Durante siglos se han usado muchas herramientas que han pasado a ser símbolos éticos de la Masonería como la escuadra, símbolo de la rectitud; el mazo, símbolo de la voluntad; la plana, el instrumento que lima las asperezas o la cadena, el símbolo de la unión entre sus miembros. Esas herramientas, con que se levantaron y levantan grandes y hermosas construcciones, se usan por varios siglos en la Masonería con un sentido simbólico: ya no se trata de levantar obras materiales, sino que cada uno trabaje en sí mismo y taller cada día mejor su espíritu para su felicidad, la de su familia y la de la propia sociedad en que vive.

Página 1 de 2